Señales


Durante estas semanas de confinamiento, la vida nos pone en bandeja la oportunidad de detenernos, de parar e ir hacia adentro, de reflexionar, de dejar de lado lo superfluo y valorar lo que de verdad importa. Suena a tópico pero no lo es, os lo aseguro. La crisis del Covid-19 puede significar un antes y un después en nuestras vidas. Para muchos, este puede ser el momento de experimentar un despertar, radiante, de desarrollar una nueva conciencia. Y como podemos saber si verdaderamente nos encontramos ante esta situación? Sin duda estando más presentes y poniendo atención a las señales. Puede ser que nos ocurra algo de esto:

• Sentimos la necesidad de disponer de herramientas para emprender un camino de autodesarrollo

• Aumenta nuestro interés por la psicología, la alimentación saludable, el medioambiente y buscamos el bienestar tanto físico como emocional.

• Empezamos a pensar que la vida nos pone las situaciones que necesitamos para aprender y nos dejamos guiar un poco más por nuestro instinto mientras intentamos acallar el diálogo incesante de nuestra mente.

• De forma natural emerge en nosotros un interés genuino por los demás, por aliviar su sufrimiento. Aparece la compasión y el altruismo.

• Nos hacemos conscientes del concepto de humanidad compartida, de que todo es interdependiente y que no somos más que una pequeña gota de agua en un océano inmenso.

• La espiritualidad deja de parecernos algo místico o alejado de nuestra sociedad occidental y empezamos a integrarla en nuestras acciones diarias.

• Sin darnos cuenta nos volvemos más amables, más pacientes, conseguimos hablar menos y escuchar más.

• Descubrimos que la intuición proviene de la inocencia y de que debemos cuidar y mimar más a nuestro niño interior.

• Aprendemos a desaprender lo aprendido y nos atrevemos a abrir nuestro corazón en mitad de la incertidumbre.

• Cada día agradecemos el hecho estar vivos y valoramos los pequeños detalles en los que antes no reparábamos.

• Estamos dispuestos a profundizar en nuestro propio sufrimiento, ese que nos rompe, que nos deja abiertos para que penetre la luz en nuestro interior.

¿Podemos reconocer en nosotros alguna de estas señales? Si es así, enhorabuena! Estamos viviendo un desafío que nos va a permitir indagar en nuestro ser, cultivar fortalezas y reconocer debilidades.

Ahora, la vida nos brinda la oportunidad de amigarnos con algunas partes de nosotros con el objetivo de encontrar, cobijo y refugio en nuestro interior. Así que, os animo a permanecer en el presente, abiertos, curiosos y atentos a las señales. Estas os ayudaran a habitar la vida y os marcaran el camino de vuelta a “casa” .

Feliz viaje a ti. ;-)

Fragmento tardío (Raymond Carver)

¿Y conseguiste lo que querías de la vida? Sí. ¿Y qué querías? Poder decir que me quisieron, sentir que fui querido en este mundo.

Entrades destacades
Entrades recents
Arxius
Cercar per tags